Claves para que una grabación salga a la perfección

April 29, 2022

Es evidente la evolución que ha experimentado el sector del vídeo en el mundo empresarial en los últimos años. Si bien la pandemia nos ha hecho pasar un mal trago a todos, por otro lado ha potenciado el poder de la imagen de las empresas a través del vídeo.

Además, hemos experimentado una gran revolución con la llegada de los smartphones a nuestra vida. La facilidad que tenemos ahora de poder grabar cualquier cosa, e incluso en algunos casos con calidades que no tienen nada que envidiar del mundo del cine, era impensable hace unos años.


Es por esto que siempre debemos prestar mucha atención en nuestras grabaciones para conseguir el mejor resultado, la imagen más cuidada y el mensaje trasmitido en el formato que más se adapte a cada situación. Para ello, hoy os traemos las claves más esenciales a la hora de encarar cualquier tipo de grabación.


1. Planifica el proceso


Antes de lanzarte de un salto al proyecto, párate, piensa, organiza y continúa. Lo mejor que puedes hacer es apuntar los básicos, como qué temas vas a tratar, cuáles son las ideas clave, quiénes van a aparecer en el vídeo, cuál es el objetivo que buscamos transmitir o los recursos que vas a necesitar para llevarlo a cabo. Cuanta más pre-producción hagamos, mejor resultado obtendremos.


2. Saca el máximo provecho al material del que dispones


Para obtener un gran resultado no siempre es imprescindible tener el mejor equipo. Si bien es cierto que para mejorar la calidad de la imagen y el sonido necesitaremos ir actualizando nuestro material según van saliendo al mercado nuevas cámaras, nuevos formatos de grabación o diferentes equipos de audio, podemos conseguir un producto de calidad si somos capaces de aprovechar el rendimiento que nos ofrece nuestro equipo.


Lo mejor es informarte bien del funcionamiento a través de sus sitios oficiales o de tutoriales de YouTube, que siempre nos ayudarán a conocer mejor el instrumental que manejamos y las posibilidades que nos ofrece.


3. ¡Mantente siempre en foco!


Una vez ya tengamos pensado qué queremos grabar, lo siguiente es enfocarlo correctamente. Antes de empezar a grabar, asegúrate de tener el sujeto en cuestión en foco. Cuando se trate de planos estáticos, es recomendable usar el enfoque manual, para cerciorarnos de que la  cámara no nos lo cambie de repente. En el caso de planos con movimiento, hay dos opciones: o bien nuestra cámara dispone de un buen sistema de “auto focus”, de forma que nos garantice que va a mantener el foco, o si no siempre es mejor ir corrigiendo manualmente con movimientos suaves y habiendo hecho pruebas previas.


No temas crear contenido con tu smartphone, actualmente estos dispositivos no producen un gran desenfoque de imagen, por lo que son una buena herramienta.


4. Evita la monotonía: mete movimiento

Si vas a grabar una escena durante un tiempo prolongado, es mejor que añadas movimiento con la cámara. Grabar de manera estática dará la sensación de estar viendo una fotografía más que un vídeo. Siempre que se haga de manera concienzuda y cuidada, un movimiento panorámico puede mejorar mucho tu contenido.


Para ello, hay varios movimientos sencillos que podemos emplear, como el paneo, una técnica de barrido con la cámara para la que debemos mantener un buen pulso y realizar el movimiento a la velocidad adecuada. Consiste en mover la cámara de manera horizontal, o vertical sobre un eje, evitando girar en torno a lo que queremos grabar. Con este movimiento se suelen rodar escenas que describen la trayectoria de personas, vehículos o escenas deportivas. Recomiendo hacer uso de un trípode o similar para estabilizar al máximo la imagen.


También podemos usar el travelling, movimiento que antes se realizaba montando una cámara sobre raíles para conseguir el efecto. Actualmente también se hace cámara en mano y caminando, ya que esto da una impresión más realista a lo que estamos grabando. Es la forma más económica de hacerlo, aunque es muy recomendable hacer uso de algún “steady cam” o “gimbal” para evitar el exceso de movimiento involuntario. Esta técnica permite acompañar la escena utilizando movimiento en los tres ejes de la acción, desplazándonos y acercándonos, o alejándonos, girando la cámara en la escena grabada.


Otro recurso muy utilizado es el zoom, bien digital, añadido después en edición, o el que realizamos con el objetivo de la cámara mientras grabamos. Aporta esa sensación de movimiento que buscamos y es más sencillo de conseguir.


5. La luz: nuestro gran aliado


El objetivo de la luz en los vídeos debe ser reflejar lo más naturalmente posible las escenas, por ello es muy recomendable hacer uso de iluminación natural siempre que nos sea posible, ya que ofrece colores más intensos y vívidos, que se asemejan más a la realidad.


No obstante, a veces la iluminación natural no es la mejor, bien porque no es suficiente, o bien porque se produce una sobreexposición que no se soluciona cambiando la cámara de sitio. Por lo tanto, puedes crear una sencilla configuración de luz artificial con elementos a tu disposición, como focos de luz led o similares.


6. El mejor recurso para tus vídeos: el plano detalle


Como elemento embellecedor y como apoyo para evitar la monotonía en la imagen, los planos detalle son un recurso necesario para que la atención del espectador de nuestro vídeo se pueda centrar en algo, ya que no todo es igual de relevante.


Si tienes un gran plano general de un paisaje, no lo desperdicies, pero captura también pequeños momentos y planos más cerrados, o planos detalle, para ayudar al espectador a entender mejor el mensaje que queremos transmitir.


7. Imprescindible: cuida el sonido


Una vez tenemos una imagen cuidada y elaborada, es del todo imprescindible que prestemos especial atención al sonido. Si vamos a usar sonido en directo, asegurémonos de usar unos micrófonos que nos den buen resultado, escuchando en directo según grabamos y evitando la entrada de ruido por viento o por sonido ambiente. Además, podemos mejorar la calidad del mismo en la posterior edición.


Si vamos a añadir el audio en postproducción, debemos escoger bien qué música vamos a usar, de manera que encaje bien con nuestro contenido. También podemos hacer uso de efectos de sonido, para enfatizar los momentos más importantes.


8. Una buena edición, la guinda del pastel


La mejor opción siempre es que sea la misma persona que graba el vídeo la que lo edite, ya que sabe bien qué quiere y cómo quiere hacerlo. Para ello debemos emplear tiempo en aprender a usar alguno de los muchos programas a nuestro alcance para la edición, como el Da Vinci Resolve para el ajuste de colores o, mi favorito, el Adobe Premiere Pro para la edición.

Estos son solo algunos tips para afrontar una buena grabación, pero lo más importante para aprender a grabar vídeos es practicar y practicar. De hecho, gran parte de la magia de los grandes vídeos publicitarios se encuentra en la edición y la postproducción, por lo que debes tener en cuanta dos máximas para mejorar tus vídeos: tener planos muy cuidados y bien grabados, con movimiento y diferentes perspectivas, y saber aportar creatividad a la hora de combinar todo tu material, realizar un montaje de forma que quede lo más profesional posible.

Del blog

Posts relacionados

Sigue aprendiendo junto a la comunidad de eureka.

No items found.

Te facilitaremos claves sobre cómo comunicar con éxito.

Nosotros también tenemos newsletter (pero es de las buenas).

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.